miércoles, 3 de junio de 2015

Saber Decir Adios

Decir adiós nunca es tarea fácil.El soltar a las personas que tuvimos afecto,cariño o amor nunca lo es. Los recuerdos,las miradas,el tiempo compartido,las charlas de la vida.Tanto para las parejas,los amigos o los compañeros en cualquier ámbito.En el amor o en la amistad.En la mente y los pensamientos es una idea que se experimenta una sensación de soledad o de vacío.Seguro todos hemos sentido en nuestro interior esa sensación que algo se quebraba,que se rompía y que desde ese punto nada sería igual.Los seres humanos tenemos el don de perdonarnos y perdonar.El grado de perdón que tengamos va asociado al nivel de paz que tengamos.En algunas corrientes espirituales al que debemos perdonar no es al otro,que nos ofendió,sino a nosotros mismos por haberlo atraído hacia nuestra vida. Desde ese punto de vista el otro sólo es un espejo de nuestro interior. Pues bien,una vez que nos hemos perdonado la siguiente pregunta es si esa persona,en la cual confiamos,amamos y dimos nuestra sincera amistad debería continuar interactuando con nosotros."Porque te amo te libero y porque me amo me libero.Lo que te dí me lo di,lo que me diste me siento honrado de haberlo recibido.Gracias.Nos vamos en paz."No sería sanador,gratificante,despedirnos así?No sería también una forma de cortar los lazos invisibles que nos unen? De quedar libres energeticamente para reiniciar otras relaciones de pareja o amistad?,Creo profundamente que sí.Las personas que amamos siempre van a estar en nuestro corazón aunque ya no estén físicamente con nosotros.La cotidianidad nos muestra que cada ruptura va asociada a una serie de reproches,insultos,llantos y a veces hasta violencia física.Llamadas telefónicas,mensajes y el consabido "todo lo que hice por vos" no deberían faltar en esa tragicomedia de la vida.Se tocan fibras muy intimas y en muchos casos esas relaciones se reinician fruto de la soledad,la costumbre a estar juntos o factores de conveniencia. Incluso puede darse el volver a juntarse y separarse en un espiral sin fin.Hay libre albedrío.Construir una relación desde la madurez emocional es posible y deseable. Parte de aceptarse plenamente y no dejar que los egos sean el punto de referencia.Una sociedad más evolucionada necesita personas y parejas consientes. Saber decir adiós es también una forma de amor.@Sv