miércoles, 13 de mayo de 2015

Khalil Gibrán~Sigue al Amor

Y él alzó su cabeza, miró a la gente 
y la quietud descendió sobre todos. 
Entonces, con fuerte voz dijo:

Cuando el amor os llame, seguidle. 
Aunque su camino sea duro y penoso. 
Y entregaos a sus alas que os envuelven. 
Aunque la espada escondida entre ellas os hiera. 
Y creed en él cuando os hable. 
Aunque su voz aplaste vuestros sueños, 
como hace el viento del norte, 
el viento que arrasa los jardines. 
Porque, así como el amor os da gloria, 
así os crucifica. 
Así como os da abundancia, así os poda. 
Así como se remonta a lo más alto 
y acaricia vuestras ramas más débiles, 
que se estremecen bajo el sol, 
así llegará hasta vuestras raíces 
y las sacudirá en un abrazo con tierra. 
Como a gavillas de trigo 
él os une a vosotros mismos. 
Os desgarra para desnudamos. 
Os cierne, para libraros de los pliegues 
que cubren vuestra figura. 
Os pulveriza hasta volveros blancos. 
Os amasa, para que lo dócil y lo flexible 
renazca de vuestra dureza. 
Y os destina luego a su fuego sagrado, 
para que podáis ser sagrado pan 
en la sagrada fiesta de Dios.

Todo esto hará el amor en vosotros 
para acercaros al conocimiento de vuestro corazón 
y convertiros por ese conocimiento 
en fragmento del corazón de la Vida. 
Pero si vuestro miedo 
os hace buscar solamente la paz 
y el placer del amor, 
entonces sería mejor 
que cubrierais vuestra desnudez 
y os alejarais de sus umbrales 
hacia un mundo sin primavera 
donde reiréis, 
pero no con toda vuestra risa, 
y lloraréis, 
pero no con todas vuestras lágrimas.

El amor no da más que de sí mismo 
y no torna nada más que de sí mismo. 
El amor no posee ni es poseído. 
Porque el amor es todo para el amor. 
Cuando améis no digáis: 
"Dios está en mi corazón", 
sino más bien: 
"Yo estoy en el corazón de Dios". 
Y no penséis en dirigir el curso del amor 
porque será él, 
si os halla dignos, 
quien dirija vuestro curso. 
El amor no tiene otro deseo 
que el de realizarse.

Pero si amáis 
y no podéis evitar tener deseos, 
que vuestros deseos sean estos: 
fundirse y ser como el arroyo, 
que murmura su melodía en la noche; 
saber del dolor del exceso de ternura; 
ser herido 
por nuestro propio conocimiento del amor; 
sangrar voluntaria y alegremente.


Khalil Gibran