domingo, 26 de abril de 2015

Rumi~El Rey

Escucha el rey, escucha su historia
que se lamenta tristemente de la separación:

“Desde que me cortaron del cañaveral,mi
lamento ha hecho llorar a hombres y mujeres.
Yo quiero un pecho desgarrado por la separación,
para poder hablarle del dolor del anhelo.
Todo el que se ha alejado de su origen,añora el
instante de la unión.
En cualquier asamblea entoné yo mi canto
melancólico
y me hice compañero de los felices y los tristes.

Todos me entendieron según su
propio pensamiento,
pero nadie trató de hurgar en mi corazón el
más hondo secreto.
Ese secreto no está lejano de mis
lamentos,
pero no tiene esa luz ni los oídos ni la
vista para captarlo

No está velado el cuerpo por el alma,
ni el alma por el cuerpo,
pero nadie es capaz de contemplar el
alma”.
Ese canto del rey es fuego, no aire.
¡Quien no tiene ese fuego, merecería
estar muerto!
Ese fuego es el fuego del amor que
arde en el rey,
el hervor del amor que posee el vino.

El rey es el confidente de todo aquél
que está separado de su amigo,
sus cantos desgarran nuestros velos.
¿Quién ha visto jamás un veneno y un 
antídoto como el rey?
¿Quién ha contemplado jamás un
consuelo y un enamorado como él?
~Rumi