lunes, 13 de abril de 2015

Liberarnos de las Cadenas


Podemos ser libres en la más segura de las cárceles y prisioneros en un lugar paradisíaco. Nosotros nos encadenamos o nos liberamos de las cadenas. Nos aprisiona nuestra mente, nosotros le damos la fuerza a los pensamientos para que actúen como un corset ese que usaban en las épocas victorianas. La tecnología contribuye a eso. Es común ir a una playa en un hermoso día,disfrutar la arena, el mar, el cielo azul. el sonido de las olas. Sumergirse en la profundidad de las aguas, ver las gaviotas y sus piruetas, caminar por la arena, maravillarse por las formas y colores de las piedritas trabajadas por el mar. Cerrar los ojos y sentir el murmullo de las olas, inundar nuestro cuerpo de sol, dejar que la brisa pegue en nuestra cara. Pues bien, si prestamos atención a quienes nos rodean, principalmente los adolescentes veremos que no apartan la vista de sus celulares. El facebook, instagram o el twitter tiene una atracción magnética sobre ellos. Sucede lo mismo en todos lados. En mis épocas escolares los varones jugábamos al fútbol,a la bolita,a la mancha. traíamos la túnica como testigo de eso. Las niñas tenían sus juegos saltar la cuerda y otros menesteres. Hoy un patio de recreo nos muestra a todos los niños sentados, con sus x-box,tablets y otros. Los adultos han adoptado también esa metodología. En las ciudades todos caminan,viajan en ómnibus concentrados en sus celulares. Enchufados más bien.Es la realidad, un hábito adictivo. Hay libre albedrío. En estas condiciones y contracorriente aún me maravillo con las bondades de la naturaleza.@Sv